lunes, septiembre 27, 2004

Apologia al tabaco

Pues yo sí fumo... tabaco nada más, pero es todo lo que necesito. Me gusta el aroma del buen tabaco casi tanto como el del café, es perfecto para la charla después de la comida, para navegar en la red, e infaltable para acompañar el primer cake de la mañana. Estoy consciente de los riesgos, sé de las probabilidades de cáncer, enfisema pulmonar, bajo peso en el recién nacido, y tanto hype excesivo de una cultura global que comienza a aceptar el naturismo y la salud como el paradigma del Ideal Way Of Life, con músculos torneados y firmes, enmarcados por trusas Calvin Klein, satanizando a quienes no hacen ejercicio, comen big macs, toman corona o fuman marlboro aunque sean lights. El estilo de vida es una elección personal, personal también es la elección de los vicios, no hay persona en el mundo que no tenga al menos uno; los hay buenos y también malos. Para mí el cigarro no es ni uno ni otro, es simplemente un respiro, o mejor dicho una inhalación, en la cual puedo pĺaticar acerca de mi día con mis padres antes de partir a la universidad, un segundo de introspección al final del día. Eso es todo.

*Note: Si, este post es mio, soy el autor intelectual del post a partir del cual fue copiado.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Vayaaaaa!, que ya posteaste..jejeje
¿Apología al tabaco?..¡ja"!
Saludos
Naunet
www.conejoaureo.com
(yo entraba y entraba y naaa´ de naa´)

Cotiledonia dijo...

maldito y bienaventurado cigarro. Yo lo amo, me desepera y me encanta. Tenemos una relación amor-odio de la cual no me he podido desprender...