viernes, marzo 30, 2007

Cronicas del caos: El pago de la tenencia

Ayer intenté pagar la tenencia de mi automóvil (atención al énfasis en el primer verbo). La verdad es que es un proceso tan desesperante, ineficiente y tedioso que ni en la peor pesadilla de Kafka podría un personaje sufrir penuria tan inclemente. Para todos aquellos quienes han tenido la foruna de jamás haber realizado un trámite similar déjenme darles los pormenores del proceso: primero acude uno con toda su documentación al módulo de entrega de tickets, donde te entregan un número con el turno en el cual le corresponde pagar, segundo se hace una calificación de los documentos y te indican el total que te corresponde entregar a las arcas gubernamentales, finalmente pasas a las cajas a realizar tu pago. ¿Sencillo, no es así? Quizás en un país donde la burocracia no esté arraigada en la mente del personal de gobierno, no en el nuestro.

En el colmo del cinismo en el módulo de entrega de fichas hay un cartel que indica que para un mejor servicio sólo se entregan 2000 turnos diarios, los cuales serán atendidos por cualquiera de las 20 cajas generales dispuestas para realizar la transacción. Mi turno era el 1736.

El horario oficial de trabajo es de 8 de la mañana a 3 de la tarde, es decir siete horas en total para atender el total de números entregados. Un rápido cálculo matemático indica que si tienes 7 horas para atender 2000 turnos en 20 cajas cada caja debe atender a 100 personas (14 personas por hora), y cada transacción debe durar en promedio 4 minutos. Recordemos que las cajas únicamente deben cobrar el total indicado, la evaluación de los documentos ya ha sido realizada, así que 4 minutos para realizar un simple intercambio monetario no es demasiado tiempo ¿no es así? De nuevo, quizás en un mundo ideal. Nuestros capaces y eficientes servidores públicos realizan el triple de minutos por transacción, eso quiere decir que despuès de llegar a las 8 de la mañana y perder la mitad de un día de trabajo de personas que acuden en tiempo y forma a pagar, al término de las 7 horas habrán sido atendidos alrededor de 600 contribuyentes. A ese paso mi número habría sido atendido alrededor de las 10 de la noche. Habría tenido que esperar 14 horas para poder realizar mi pago. ¿Luego como quieren que uno cumpla con sus obligaciones fiscales con esos tiempos de espera? Dicho sea de paso, no esperé y mandé a la chingada el trámite a las 3 de la tarde.

(Continuará...)

1 comentario:

Paco Morales Hoil dijo...

http://www.clarin.com/suplementos/zona/2005/12/11/z-03816.htm

Salús, carnal, desde mi búnker burocrático en forma de cubículo.

Bla.