viernes, septiembre 14, 2007

untitled

Hay pocos sentimientos que ofrezcan una sensación de falsa seguridad como la tristeza. No hablo de aquella surgida como resultado de un evento desafortunado sino de la patológica y constante, esa que fundamenta la actitud de los goths y los emokids, más cercana a la depresión que al luto o al dolor físico. Aquella que aparece sin motivo aparente como una aguja en el corazón, similar a un perro cuya fuerte mordida atora la quijada en el pecho sin soltarlo.

Antes era mas común que me sintiera asi. Pero ahora con cada vez mas frecuencia descubro al temor reemplazando aquel lugar antes destinado a la tristeza. Es menos peligroso, sí, pero no trae consigo esa calma inherente de la congoja de dia lluvioso. El miedo es, por decirlo así, más real, capaz de trascender la barrera de los sentimientos y volverse casi tangible, un poco como el amor, un amor frío, duro y pesado, pero poco a poco desaparece, quizás sólo sea una etapa de transición... ¿Me pregunto qué lo reemplazará?

----------------
Escrito al ritmo de: King Crimson - In The Court Of The Crimson King
via FoxyTunes

2 comentarios:

edith dijo...

¿LA ANGUSTIA?
JAJAJA
BEXOS

Paco Morales Hoil dijo...

¿Miedo?

¿Qué pedo? ¿A qué? ¿De qué?

Sí... definitivamente prefiero mi tristeza.

Os envío un abrazo, viejo amigo. Espero verlo pronto.