viernes, agosto 29, 2008

5 years of R. The best (sort of)

El miércoles pasado, éste su humilde y poco leído blogger cumplió cinco agostos en este rollo del vaciado mental en el basurero que es la internet. A manera de celebración he decidido hacer una retrospectiva de algunos posts que me han gustado de éste y de mi blog anterior:

Día I. La primera parte de una serie de pequeños posts que forman una historia inspirada en El Golem

BYOG. Una apología atea
My Plastic Self. Algo similar al post anterior, pero apuntando a otro lado
Nostalgia/Flashback. Del abandono de la carrera y la admisión a la sociedad productiva
Manual de Sobrevivencia. Vol 1, También hay Vol 2 y Vol 3
Eritis Sicut Deus. Hoy Seréis como Dios
Interesantísima y erudita conversación acerca de los mocos
Una traducción que hice del cuento "Tripas"de Chuck Palahniuk. No es para estómagos sensibles, be warned.
Days. Un post de amor agridulce
Un post de zombies al compás de Hurt de Nine Inch Nails
Otro post musical de zombies. Porque los zombies son la neta
0 un post acerca del número 0. Sip
Un post acerca de las espirales. Soy un tipo raro, lo sé
Crónica del caos: El pago de la tenencia. Me gusta el concepto de la crónica del caos. Qusiera tener el tiempo para hacer una historia al respecto.

Y eso es todo, quizás habría podido incluir algunos posts más que no me disgustan demasiado, pero tampoco quiero extender demasiado la lista. Probablemente se me hayan pasado otros, en algún otro momento revisaré la lista (quizás para el aniversario número diez), mientras me quedo con la impresión de que el 2006 fue mi mejor año, los invito a checar el histórico y ver si hay algo más que les guste. De este ciclo solar creo que lo único rescatable han sido los webcomics, y ese es un proyecto que está dejando de convencerme.

3 comentarios:

lord cнerno вιll dijo...

Recuerdo mucho Sonrisa Colgate.

edith dijo...

Hey Roy saludos para todos son interesantes!
me han hecho reir otras no tanto, jeje se cuida mijo va!

Doña Diabla dijo...

Me gustó ese de azucar de café, azucar de café... es el sueño imposible de muchos. Algunos nos quedamos con el café amargo de las mañanas. Lo extraño es que uno aprende a saborearlo como si fuese dulce. Creepy.